Volver a insights

Deerns encabeza la bioseguridad en el CReSA

Deerns está diseñando los servicios de bioseguridad para un nuevo edificio de laboratorios de última generación cerca de Barcelona para el CReSA.

El objetivo principal del Centre de Recerca en Sanitat Animal (CReSA) es la investigación de la salud animal, en particular de las enfermedades que pueden ser transmitidas a los seres humanos. Situado dentro del vibrante campus de investigación de Bellaterra, el laboratorio del CReSA forma parte de un ecosistema más amplio dedicado a la exploración científica y a la difusión del conocimiento. La investigación se centra en patógenos capaces de causar enfermedades graves o letales por inhalación. Por ello, los laboratorios deben cumplir estrictas medidas de seguridad y necesitan infraestructuras y protocolos especializados para proteger tanto al personal como al entorno circundante. Aquí es donde entra en juego la ingeniería de bioseguridad.

El lugar donde la colaboración genera confianza

Xavier Zanón, Life Science Advisor en Deerns España, explica que, cuando se anunció la licitación del proyecto CReSA, tres empresas constructoras se pusieron en contacto con Deerns para incorporar diseños avanzados de bioseguridad en sus propuestas. Este reconocimiento de la experiencia de Deerns subraya nuestra posición como autoridad de confianza en este campo.

La colaboración de Deerns con el cliente se ha caracterizado por un alto nivel de intercambio de conocimientos y confianza. CReSA, ya muy versado en las prácticas de bioseguridad, aporta valiosos conocimientos a esta asociación, facilitando una cooperación sin fisuras y la confianza entre ambas entidades.

La naturaleza colaborativa del proceso de diseño queda aún más patente con la asociación entre el asesor de bioseguridad del CReSA y su homólogo en Deerns. Juntos establecen los parámetros de diseño, realizan análisis exhaustivos de riesgos y garantizan el cumplimiento de todos los reglamentos y estándares pertinentes.

Los servicios de bioseguridad de Deerns en primer plano

El objetivo general de la bioseguridad es proteger tanto a las personas como al medio ambiente. Esto implica varias prioridades clave, entre ellas:

  • la protección del personal de laboratorio,
  • la prevención de emisiones al medio ambiente,
  • el cumplimiento de los reglamentos y normas pertinentes.

Las medidas de bioseguridad corresponden al riesgo asociado a los patógenos que se manipulan, estratificados en niveles de bioseguridad (BSL). El laboratorio del CReSA está diseñado para cumplir los estrictos requisitos del Nivel de Bioseguridad 3 (BSL-3), necesario para trabajar con microbios capaces de causar enfermedades graves y potencialmente letales por inhalación.

Contexto y compromiso con la seguridad

Las estructuras que rodean el laboratorio del CReSA albergan instalaciones centradas en el desarrollo de la microelectrónica, las ciencias veterinarias y la economía agrícola.

El CReSA consta de tres plantas de aproximadamente 900m² cada una. La planta baja está dedicada a laboratorios y zonas de servicio; la primera planta alberga laboratorios y salas comunes; y la segunda planta aloja todos los servicios técnicos necesarios para el uso y el mantenimiento de los laboratorios. El diseño permite construir en la planta superior, salas de reuniones, comedores, salas de seminarios y un jardín.

En el ámbito de la bioseguridad en laboratorios, hay una notable desviación de los principios de diseño convencionales, a saber, que la seguridad tiene más peso que las preocupaciones presupuestarias o las consideraciones de diseño como la estética.

Zanón afirma: «tenemos la suerte de colaborar con un arquitecto que entiende las intrincadas metodologías de diseño específicas de las instalaciones de bioseguridad. La amplia experiencia de Eduardo Talón en este campo, junto con nuestras exitosas colaboraciones previas en proyectos, mejora enormemente nuestra capacidad colectiva para ofrecer soluciones óptimas».

La sostenibilidad en las prácticas de bioseguridad es otra consideración importante para el laboratorio del CReSA. Aunque la seguridad sigue siendo la máxima prioridad, se hacen esfuerzos por integrar soluciones sostenibles siempre que sea posible. Esto incluye la integración temprana de conceptos de sostenibilidad en la fase de diseño y la adhesión a directrices de certificación como BREEAM y LEED en la medida de lo posible.

Tres sistemas de barrera

Existen tres sistemas de barrera diferentes que se emplean para garantizar la bioseguridad:

  • Protección personal, que incluye cabinas de protección biológica y aisladores
  • Sistemas de tratamiento del aire, diseñados con varias cascadas de presión desde los laboratorios a las salas circundantes.
  • Esterilización (por ejemplo, química o térmica) de todas las zonas por las que circulan personas o muestras entre los laboratorios y antes de la extracción del centro.

Incorporar redundancia a los diseños de sistemas es esencial para garantizar la seguridad siempre. Existen sistemas de reserva para mitigar el impacto de cualquier fallo o mal funcionamiento imprevisto, garantizando un funcionamiento ininterrumpido y la protección frente a posibles peligros.

Descontaminación de residuos

Además, todos los residuos que salen de la instalación deben descontaminarse. Esto se hace de tres maneras:

  • Los líquidos se tratan química o térmicamente.
  • Los sólidos se almacenan en ultracongeladores hasta ser tratados químicamente.
  • Todos los sistemas de extracción de aire y gases se tratan con doble filtración.

Cronología y dinámica del equipo

Deerns se ocupa del diseño básico, las licencias de construcción y el diseño detallado del proyecto, un proceso que se espera que dure seis meses. Una vez fijada una fecha para la construcción, nuestra labor de dirección de obra durará unos dos años.

Para el laboratorio del CReSA se ha creado un grupo de trabajo específico, formado por ingenieros con amplia experiencia en proyectos de bioseguridad. Además, cada decisión de diseño se somete a una revisión exhaustiva por parte de un panel de tres expertos en garantía de calidad de Deerns, con sede en el Reino Unido, los Países Bajos y España. Este proceso garantiza los más altos estándares de seguridad y cumplimiento.

El enfoque de Deerns España en el proyecto del laboratorio CReSA representa nuestro compromiso con la excelencia en ingeniería de bioseguridad. A través de la colaboración, la experiencia y la dedicación a la seguridad, Deerns está preparada para llevar a cabo una instalación de vanguardia que hará avanzar la investigación científica al tiempo que protege tanto a las personas como al medio ambiente.

Let’s talk